jueves, 9 de febrero de 2017

Gratis no significa Libre

Es frecuente la ecuación software libre = software gratuito, pero no es cierta. Software gratuito es aquel por el que no pagas una cantidad de dinero. En algunos casos los programas comerciales gratuitos tienen una duración limitada, o algunas funciones deshabilitadas. También puede darse el caso de programas comerciales totalmente funcionales y gratuitos.
Sin embargo, el error viene al pensar que todo lo gratuito es libre. Para que un software sea libre ha de cumplir las reglas de la Free Software Foundation:
  • Libertad 0 La libertad de ejecutar el programa como se desea, con cualquier propósito.
  • Libertad 1 La libertad de estudiar cómo funciona el programa, y cambiarlo para que haga lo que usted quiera, para lo cual es necesario que se pueda acceder al código fuente.
  • Libertad 2 La libertad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo.
  • Libertad 3 La libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros.
Estas libertades no dicen nada sobre la gratuidad o no de los programas. De hecho, la propia FSF tiene un apartado sobre Vender software libre. Y es que creemos que es positivo que a creador o creadores de los programas se les pague por ello, otra cosa es que el precio sea razonable y no abusivo, esto ya entra en la valoración de cada uno. Otra opción interesante es donar una cantidad voluntaria de dinero al creador o creadores del programa, reconociendo así su labor.

Existe numerosas categorías de software y en ocasiones puede resultar confuso aplicar unas u otras. En sentido estricto no podríamos hablar de software libre en aquellos programas que se utiliza java que es un componente privativo. Cada cual que se ponga las condiciones que crea convenientes, pero ningún extremismo es bueno.